Níscalos en Salsa

_20151120_212937

Como seguimos en temporada de setas, os traigo una deliciosa receta de mi seta preferida, el Níscalo, Lactarius deliciosus.

Desde muy pequeña salía con mis padres y mis hermanos a coger Níscalos. Mi padre era un experto y yo a su lado también lo parecía, pues cuando veía uno, me decía a escondidas donde estaba, así que era la que más cogía de todos mis hermanos.   🙂

Los Níscalos se pueden cocinar de muchas maneras: A la plancha, al ajillo, con gulas, en salsa, con arroz, con patatas, en revuelto, con pasta, etc. ¿A que os he recordado a «Buba», de «Forrest Gump»? ¡No lo puedo remediar!

Ingredientes para 4 personas:

  • 200g de Níscalos
  • 1 Cebolla Pequeña o Media Grande.
  • 1 Pimiento Verde
  • 5 Cucharadas de Tomate Frito (Mejor si es casero)
  • 2 Dientes de Ajo
  • 1 Vaso de Vino Blanco
  • 1 Paquete de Jamón en Taquitos (100g aprox.)
  • Sal y Pimienta al gusto
  • 1 Hoja de Laurel
  • 2 Vasos de Agua

Preparación:

Lo primero es limpiar nuestros niscalitos. Lo mejor es hacerlo con un pincel y un trapo húmedo, así conseguimos que mantengan todo su sabor.

El siguiente paso es trocearlos, los que sean pequeñitos es mejor dejarlos enteros, no por nada, es que quedan más bonitos.

Después hacemos un sofrito de cebolla y pimiento verde, al que añadiremos los níscalos troceaditos. Mientras tanto, en un mortero, machacamos 2 dientes de ajo y lo llenamos de vino blanco.

Cuando estén listos, (a mi me gusta freírlos bien, pese a que después los vamos a cocer), añadimos lo que hemos preparado en el  mortero, más el resto del vino. Cuando se haya cocinado el vino, añadimos el tomate frito y el jamón, le damos unas vueltas y a continuación, el agua, la hoja de laurel. Salpimentamos a nuestro gusto y dejamos hervir hasta que la salsa reduzca y tome consistencia.

Se puede comer así, o se puede utilizar como acompañamiento de carnes, o utilizarlo para hacer un arroz o una fideuá.

Aquí tenéis dos recetas para que podáis elegir la que más os guste:

Y los recolectores, no olvidéis visitar este enlace sobre los hongos micorrizógenos.

Espero que os gusten las recetas y que me contéis vuestras experiencias.

Fideuá de Níscalos con Verduritas

_20151120_213008

Aquí tenéis otra riquísima receta elaborada con Níscalos, Lactarius deliciosus.

Y para los recolectores, os dejo un enlace muy interesante sobre los hongos micorrizógenos.

Ingredientes para 4 personas:

  • 200g de Níscalos
  • 1 Cebolla Pequeña o Media Grande
  • 1 Pimiento Verde
  • 6 Cucharadas de Tomate Frito (Mejor si es casero)
  • 2 Dientes de Ajo
  • 1 Vaso de Vino Blanco
  • 1 Paquete de Jámón en taquitos (100g aprox.)
  • 2 Vasos de Agua
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 Hoja de Laurel
  • 2 Vasos de Fideuá (+4,5 Vasos de Agua)
  • Colorante Alimentario

Preparación:

Como ya sabéis de otras entradas, lo primero es limpiar nuestros niscalitos. Lo mejor es hacerlo con un pincel y un trapo húmedo, así conseguimos que mantenga todo su sabor.

El siguiente paso es trocearlos y los que sean pequeñitos, los dejamos enteros.

Después hacemos un sofrito de cebolla y pimiento verde, al que añadiremos los níscalos troceaditos. Mientras tanto, en un mortero, machacamos 2 dientes de ajo y lo llenamos de vino blanco.

Cuando estén listos, (a mi me gusta freírlos bien, pese a que después los vamos a cocer), añadimos lo que hemos preparado en el  mortero, más el resto del vino. Cuando se haya cocinado el vino, añadimos el tomate frito y el jamón, le damos unas vueltas y a continuación, el agua, la hoja de laurel, salpimentamos a nuestro gusto y dejamos hervir hasta que la salsa reduzca a una tercera parte.

Por último añadimos la fideuá, removemos bien para que se integren con la salsa que hemos preparado, añadimos el resto de agua, un poquito más de sal y el colorante alimentario al gusto. Cuando empiece a hervir, cocer a fuego bajo, unos 10-12 minutos.

Probamos el punto de la fideuá para asegurarnos de que está cocida. Retiramos del fuego, tapamos y reservamos 5 minutos.

Espero que os guste la receta, ¡es mi preferida!

Arroz con Níscalos

_20151120_212956

Aquí tenéis otra riquísima receta elaborada con Níscalos, Lactarius deliciosus.

Para los recolectores, os dejo el enlace sobre los hongos micorrizógenos para que le echéis un vistazo.

Ingredientes para 4 personas:

  • 200g de Níscalos
  • 1 Cebolla Pequeña o Media Grande
  • 1 Pimiento Verde
  • 6 Cucharadas de Tomate Frito (Mejor si es casero)
  • 2 Dientes de Ajo
  • 1 Vaso de Vino Blanco
  • 1 Paquete de Jámón en taquitos (100g aprox.)
  • 2 Vasos de Agua
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 Hoja de Laurel
  • 2 Vasos de Arroz (+4,5 Vasos de Agua)

Preparación:

Como ya sabéis de otras entradas, lo primero es limpiar nuestros niscalitos. Lo mejor es hacerlo con un pincel y un trapo húmedo, así conseguimos que mantenga todo su sabor.

El siguiente paso es trocearlos, y los que sean pequeñitos, los dejamos enteros.

Después hacemos un sofrito de cebolla y pimiento verde, al que añadiremos los niscalos troceaditos. Mientras tanto, en un mortero, machacamos 2 dientes de ajo y lo llenamos de vino blanco.

Cuando estén listos, (a mi me gusta freírlos bien, pese a que después los vamos a cocer), añadimos lo que hemos preparado en el  mortero, más el resto del vino. Cuando se haya cocinado el vino, añadimos el tomate frito y el jamón, le damos unas vueltas y a continuación, el agua, la hoja de laurel, salpimentamos a nuestro gusto y dejamos hervir hasta que la salsa reduzca a una tercera parte.

Por último añadimos el arroz, removemos bien para que se integre en la salsa que hemos preparado, añadimos el resto de agua y un poquito más de sal. Cuando empiece a hervir, dejamos cocer a fuego bajo, unos 10 minutos.

Probamos el punto del arroz para asegurarnos de que está cocido. Retiramos del fuego, tapamos y reservamos 5 minutos.

Las cantidades de agua son orientativas, a mi personalmente me gusta que el arroz quede meloso, pero si queréis que quede más seco, tipo paella, hay que reducir la cantidad de agua, o aumentarla si lo preferís caldoso.

¡Qué aproveche!

«Croquetus» Mis Croquetas de Boletus

2015-11-11_01.08.16

Esta semana os traigo una receta muy relacionada con el Otoño, mi Estación del año favorita.

Si sois amantes de las setas, aprovechad para salir a recolectarlas porque estoy segura de que traeréis la cesta llena.

Recordad que este tipo de seta se debe cortar con una navaja, puesto que se trata de un hongo Micorrizógeno, es decir, se encuentra unido a las raíces de plantas superiores a través de una relación de simbiosis mutualista, conocida como Micorrizas.

Os dejo un enlace por si queréis saber más sobre las Micorrizas, puesto que es importantísimo saber cómo se debe coger este bien tan preciado, que nos regala la naturaleza.

Preparación:

Para limp_20151109_205515iar estas setas, hay que hacerlo con un trapo húmedo, como podéis ver en la imagen.

1. Troceamos nuestros Boletus (200g) y los sofreímos con un poquito de aceite.

2. Añadimos la harina (6 cucharadas grandes) y lo removemos bien durante unos minutos, hasta que la mezcla quede doradita.

3. Vamos añadiendo poco a poco la leche, según vaya admitiendo la mezcla. Añadimos sal y un poquito de pimienta negra a nuestro gusto y removemos bien hasta conseguir una textura consistente.

4. Dejamos enfriar, un día a ser posible, pues quedan mucho más ricas. Lo siguiente es darle la forma que más nos guste a nuestras croquetas y a continuacuón las envolvemos primero en huevo batido y después en pan rallado.

5. Con estas cantidades, nos saldrán unas 24 croquetas pequeñas, podemos consumir unas pocas en el  momento y el resto congelar para degustar en otro momento.

Ya me contaréis qué os ha parecido la receta.

Yo ya soy toda una experta y las he bautizado como «Croquetus»

Las Micorrizas

Las micorrizas representan la asociación entre un hongo (micobionte) y las raíces de las plantas superiores (fitobionte), mediante una relación de simbiosis, en la que ambos participantes salen beneficiados.

En este caso, la planta suministra al hongo fuentes de carbono y vitaminas procedentes de la fotosíntesis, que él por sí mismo sería incapaz de sintetizar. Mientras que el hongo aporta a la planta, nutrientes minerales y agua, debido al engrosamiento que provoca en la raíz de la planta, aumentando con ello la superficie de absorción de sus raíces.

En la imagen podemos ver la asociación entre una Conífera y un hongo del género Boletus, esto mismo ocurre en el caso de los Níscalos, Lactarius Deliciosus, otra de las joyas de nuetra gastronomía micológica.

micorrizaSi arrancamos las setas, rompemos el enmarañado de hifas, llevándonos con nosotros el micelio (Conjunto de hifas=Fase vegetativa del hongo), que es el que da lugar a nuestras preciadas setas (Cuerpo fructífero=Fase reproductiva del hongo), cuando se dan las condiciones de Temperatura y Humedad adecuadas.

Los árboles que suelen micorrizar con Boletus edulis son principalmente: Castaños, Robles, Encinas y Pinos. Mientras que los Níscalos prefieren la familia de las Coníferas, (Pinus pinaster, P. halepensis, P. silvestris, etc.)

Es muy importante que siempre que salgamos a coger setas, llevemos también una cesta de mimbre, puesto que así, contribuiremos a la dispersión de sus esporas.

DSC_1124

Jornadas Micológicas en El Barco de Ávila

2015-11-10_14.40.06

Ayer se dieron por finalizadas las Jornadas Micológicas, celebradas en El Barco de Ávila, durante los días 6, 7, 8 y 9 de noviembre.

A mi parecer el resultado ha sido todo un éxito. Desde la exposición micológica en la Casa del Reloj, pasando por el concurso de fotografía, hasta las tapas micológicas preparadas por los establecimientos del Municipio.

Mi foto resume las 6 tapas que tuve el gusto de probar. Unas más elaboradas que otras, pero todas con algo en común, una materia prima deliciosa.

Enhorabuena a los participantes y a los ganadores.

Me ha encantado esta idea, ¡Esperamos se repita!

Recordad que esta noche se sortean las dos noches en Paradores, estad atentos al Sorteo de la ONCE, mucha suerte a todos.

Mi primer Trampantojo

2015-09-30_19.10.03He querido inaugurar mi blog con un postre que me trajo mucha suerte. En mi opinión la suerte es de quien la busca y eso mismo es lo que hice el día que me presenté al 2º concurso de postres de Lanzahita, mi pueblo. Como es algo muy especial, tan especial como escribir mi primer post, os voy a contar cómo sucedió…

Me pasé días dándoles vueltas. Tenía que ser perfecto, pero lo cierto es que no se me ocurría nada y el día se acercaba, así que me decidí a elegir los ingredientes a ver si así me surgían más ideas.

Desde muy pequeña he sentido debilidad por los higos. Tengo higueras en una casita de campo que se llama El Castañar, aquí es donde tengo mi huerta y otros árboles frutales además de Castaños, de ahí su nombre.

Otra cosa que me encanta es recolectar moras para hacer mermelada. Justo estaban empezando a brotar pues estábamos a finales de agosto, así que decidí hacer un postre con moras e higos.

Tenía claro que el punto fuerte de mi postre tenía que ser la originalidad. Quería hacer algo tradicional pero buscaba una presentación original, pues creo que mezclar tradición con originalidad es la clave del éxito.

Ya solo me faltaba elegir lo más importante, el nexo de unión entre mis ingredientes. Mi madre me sugirió que hiciera la típica tarta de cuajada y aunque yo prefería la tarta de queso fría, finalmente me decidí por la tarta de cuajada puesto que mi madre fue quien me motivó y ayudó a presentarme al concurso y quise agradecérselo así, para que el postre tuviera un poquito de cada una.

Ahora venía lo más difícil, cómo combinar los higos y las moras con una tarta de cuajada. Me puse a buscar en los armarios de la cocina de mi madre un recipiente diferente, original, a ver si se me ocurría algo y…allí estaban los tarritos de yogurt de cristal, eran perfectos para preparar ¡mi primer trampantojo de yogurt!
Elaboración:

Para la base hice una mermelada de higo a la que añadí nueces para darle un toque más consistente. Lo llevé al congelador unos minutos para que se endureciera y fuera más fácil añadirle la capa de tarta de cuajada. Esta capa se añade unos 20-30 minutos después de apagar el fuego, cuando haya enfriado un poco a temperatura ambiente. Después de añadir esta capa (explico más abajo su elaboración), lo llevé a la nevera durante 3-4 horas.

Pasado este tiempo puse la mermelada de mora añadiendo unas moras enteras que aportaban un toque agridulce muy interesante. Para hacer estas moras tienes que seguir el mismo procedimiento que para hacer la mermelada, pero tienes que dejarlo hervir muy poquito tiempo para que la mora se quede entera, unos 15-20 minutos aproximadamente. Podéis ver la preparación de las dos mermeladas pinchando en el enlace.

Mi “yogurt” no solo tenía un contraste delicioso de sabores sino también de colores y gracias a esto conseguí el 2ºpremio del concurso de postres de mi pueblo, ¡Qué ilusión!
Espero que disfrutéis tanto o más que yo haciendo esta receta. Tenéis todos los detalles más abajo. Si tenéis alguna duda podéis escribirme, estaré encantada de atender vuestras comentarios.

Relleno de tarta de cuajada

Ingredientes:

♥ 500 ml de Leche
♥ 500 ml de Nata para Cocinar  
♥ 6 cucharadas de Azúcar  
♥ Dos Sobres de Cuajada en Polvo
Preparación:

Retiramos medio vaso de leche y disolvemos en él los dos sobres de cuajada en polvo.

El resto de leche se pone a calentar con la nata y el azúcar, removiendo para que no se pegue y una vez empiece a hervir, añadimos el vaso de leche con la cuajada y seguimos removiendo.Cuando vuelva a hervir, retiramos del fuego y dejamos enfriar a temperatura ambiente durante unos 20-30 minutos.

Pasado este tiempo lo vertemos sobre los vasitos de cristal con base de mermelada de higo recién sacados del congelador y llevamos a la nevera para dejar que la tarta coja la textura adecuada. Lo dejaremos unas 3-4 horas.